Información y soporte para COVID-19
Salón / comedor principal

Cabañas en Islandia: un fin de semana en la naturaleza

Raquel Herrera
Escrito por Raquel Herrera
Blogger de viajes verificado

Los alrededores de la cabaña

Islandia es conocida por su exhuberante naturaleza y, por eso, una de las principales actividades que hacer aquí el fin de semana es una escapada a una casa de verano o cottage. Estas cabañas suelen encontrarse en las afueras y alejadas del ruido y la multitud, por lo que son la opción perfecta para desconectar.

Este invierno hice mi primera escapada de fin de semana a una cabaña y la verdad es que fue toda una experiencia. Primero, por las funcionalidades de la casita (que os contaré a continuación); segundo, por los hermosos paisajes que teníamos alrededor; y tercero, pero no por ello menos importante, la compañía :)

La casa de verano a la que fuimos está en Flúðir, un pequeño pueblo situado en la región del Círculo Dorado de Islandia, a una hora y media en coche de Reikiavik. En esta zona hay un montón de cabañas entre las que elegir y están bastante cerca de la capital... ¡por lo que no hay excusa!

La cabaña, por dentro y por fuera

La cabaña en la que estuvimos era bastante grande y tenía capacidad para máximo 10 personas. Por fuera estaba decorada de madera siguiendo el estilo tradicional, pero por dentro estaba completamente equipada con todo lo que necesitábamos y con instalaciones modernas. Y menos mal, porque nos pilló una tormenta de viento y nieve que parecía que se iba a acabar el mundo. Nunca te puedes fiar del tiempo en Islandia, así que mejor estar protegidos.

Y, ahora sí... el tour de la cabaña:

Primero de todo, así era la entrada para acceder al recinto (no se ve la cabaña pero está ahí, os lo prometo):

La entrada a la casa de veranoLa entrada a la casa de verano

Después, la puerta principal de la casita, donde nos recibieron dos sillas para tomar el sol... cubiertas de nieve hasta arriba:

¡Bienvenidos!

Así se veía la cabaña por fuera, en general:

El exterior de la cabaña

Por dentro, contaba con las siguientes instalaciones:

  • Cuatro habitaciones (tres con camas dobles y una con dos literas)

Habitación doble

Habitación de las literas

  • Varios cuartos de baño (algunos con ducha y otros sin)

Cuarto de baño totalmente equipado

  • Cocina totalmente equipada

La cocina (con algunos trastos nuestros de por medio...)

  • Dos salones (uno principal con comedor, y otro más pequeño).

Salón / comedor principal

Salón pequeño

  • Recibidor
  • Lavandería
  • Acceso al área exterior y hacia el río

Cabañas en Islandia: un fin de semana en la naturaleza

Personalmente, la parte que más me gustó (y donde más tiempo pasamos) fue el salón principal. Una parte de las paredes eran grandes ventanales que iluminaban el interior y permitían ver el río Hvitá y el paisaje circundante. Por desgracia las dos noches que estuvimos no fueron muy prometedoras para ver la aurora boreal pero si el pronóstico es favorable es un lugar excelente, ya que no hay prácticamente contaminación lumínica.

Grandes ventanales en el salón principal

Vistas del río Hvitá desde la cabaña

Por otro lado, en el mismo salón había una chimenea (de las de fuego de verdad) a la que le dimos bastante uso. Eso sí, a la hora de meter la leña hay que tener cuidado porque puede saltar la alarma de incendios (como nos pasó a nosotros). No obstante, los propietarios estuvieron disponibles en todo momento y nos indicaron cómo resolver esta pequeña incidencia.

En la zona exterior de la cabaña había un garaje (o cuarto de las herramientas, vaya) y un jacuzzi típico islandés, aunque nosotros no lo llegamos a utilizar. Puedes adivinar el por qué viendo la foto a continuación...

El jacuzzi, de nieve hasta arribaEl jacuzzi, de nieve hasta arriba

Cerca de la cabaña vimos una granja con caballos islandeses, así que les hicimos una visita.

Una familia de caballos islandeses

Qué ver en los alrededores

Como a nosotros nos pilló plena tormenta ese fin de semana no tuvimos mucho margen para explorar. Sin embargo, Flúðir está muy cerca de los siguientes lugares de interés:

  • El Círculo Dorado. Esta ruta es la más famosa de Islandia y está compuesta principalmente por tres enclaves naturales: el Parque Nacional de Thingvellir, el área geotérmica de Geysir y la Cascada Gullfoss. Puedes encontrar más información sobre el Círculo Dorado en este enlace y reservar excursiones de uno o varios días desde la web de Guide to Iceland.

  • La Laguna Secreta: se trata de unas bonitas fuentes termales naturales situadas en el mismo municipio en un área caracterizada por su gran actividad geotérmica. En sus alrededores se puede ver vapor emanando de aguas termales naturales y un pequeño géiser. Puedes reservar tu entrada a la Laguna Secreta directamente desde aquí.

  • Friðheimar: es un invernadero de tomates y granja de caballos, abierto a los visitantes. Cuenta con un restaurante donde sirven platos cuyo principal ingrediente es, obviamente, el tomate, desde sopas hasta helados e incluso cerveza de tomate.

  • Spa de Laugarvatn Fontana: se trata de unas piscinas geotérmicas y baños de vapor exteriores situadas a solo media hora de la cabaña. Cerca del balneario se encuentra el lago de agua fría de Laugavatn, accesible desde el spa geotérmico. Por cierto, hay un tour para ver auroras boreales directamente desde los baños de Laugarvatn Fontana.

Dónde encontrar cabañas en Islandia

Nosotros reservamos la cabaña a través de Bungalo.com, un buscador de casas de verano por toda Islandia. Tienen disponibles alrededor de 500 cabañas alededor del país y el proceso de reserva es súper sencillo. Tienes todos los detalles sobre las casas en la misma web y, una vez haces la reserva, te ponen en contacto con el propietario por si tienes alguna pregunta o necesitas asistencia.

En concreto, la que reservamos nosotros fue esta casa de verano. Personalmente la recomiendo bastante, no solo por su relación calidad/precio (si sois un grupo grande sale bastante a cuenta) sino también porque el buen trato que recibimos.

Los alrededores de la cabañaLos alrededores de la cabaña

A modo resumen, tanto si vives en Islandia y quieres hacer una escapada como si estás viajando por el país y buscas una experiencia diferente, pasar al menos un par de noches en una cabaña de este tipo es toda una experiencia. Este tipo de alojamientos ofrecen mucha privacidad, espacio y libertad en comparación de hoteles, pensiones u otras categorías. Además, al estar situados en entornos alejados las oportunidades de ver la aurora boreal o disfrutar del sol de medianoche son mayores (por no decir que puedes traer y cocina tu propia comida).

Por cierto, las casas de verano, aunque se llamen así, se pueden reservar durante todo el año. ¡La experiencia de alojarse allí es diferente según la estación!