Thrihnukagígur

Tour al interior del volcán Thrihnukagigur (Inside the Volcano) en Islandia

Raquel Herrera
Escrito por Raquel Herrera
Blogger de viajes verificado

Volcán Thrihnukagígur

Islandia es un país de una naturaleza increíble y una de sus principales características es la cantidad de volcanes que habitan en la isla. Algunos de ellos se encuentran inactivos en la actualidad, mientras que otros todavía pueden entrar en erupción (aunque nadie sabe cuándo ni si esto llegará a suceder).

Por eso, no es de extrañar que muchos de los lugares de interés de Islandia incluyan visitas a cráteres o volcanes, y en Islandia hay un volcán especialmente interesante y único en su especie: Thríhnukagigur. Su nombre significa “cráter de tres picos” y es el único en el mundo donde se puede descender a una cámara magmática.

Normalmente, después de una erupción, pueden pasar dos cosas: que el interior del volcán se enfríe y solidifique formando una montaña; o que todo el cono se despegue de la presión y de lugar a un cráter. No obstante, a diferencia de ellos, Thríhnukagigur dejó un centro hueco y una cámara intacta, lo suficientemente segura como para entrar y explorarla. ¿Por qué no sucedió lo mismo que en los demás volcanes? A día de hoy, todavía sigue siendo un misterio.

El tour al volcán Thrihnukagigur

Por todo esto que he comentado y debido a la exclusividad de la experiencia, el tour no precisamente barato y había escuchado diferentes opiniones respecto a si merecía la pena hacerla o no. Por eso, decidí probarlo por mi misma y salir de dudas, y en este artículo os explico cómo fue.

Primero de todo me gustaría hacer un apunte y es que la existencia de este tour es en parte gracias a National Geographic. Por lo que se ve, vinieron a Islandia para grabar un documental sobre los volcanes del país después de que Eyjafjallajökull entrara en erupción y un geólogo les habló de esta cámara. Junto con los propietarios del terreno, dedicaron muchos recursos para construir la grúa/ascensor para poder descender. A dia de hoy, el tour lleva operativo desde el año 2012 y cada vez son más los visitantes que vienen a Islandia a verlo.

Cómo llegar

El punto de encuentro del tour es en el campamento base de Bláfjöll, un área situada a las afueras de Reikiavik (aquí os dejo las coordenadas). El operador turístico (Inside the Volcano) ofrece un servicio de recogida en hoteles o áreas designadas en Reikiavik, aunque también es posible ir por tu cuenta. El transporte está incluido en el precio total por lo que no está de más aprovecharla.

La recogida cuenta con dos autobuses (ambos incluidos): el primero te pasa a buscar a tu hotel o parada desginada más cercana, y te deja en la terminal de Gray Line. Allí, debes tomar un segundo autobús hasta el campamento base de Bláfjöll. El exterior de este autocar está decorado con imágenes del volcán y viene especificado el nombre del tour, por lo que no tiene pérdida ninguna.

El trayecto dura una media hora, y te deja en el mismo campamento.

La entrada al primer campamento de Inside the VolcanoLa entrada al primer campamento de Inside the Volcano

La caminata hasta el volcán

Después de llegar al campamento en el autobús y una vez reunido el grupo y los guías, emprendimos la caminata de 3,2 kilómetros hasta el volcán Þríhnúkagígur. Se trata de un paseo de unos 45 minutos por los campos de lava que se encuentran en la placa tectónica de Eurasia en el sur de la península de Reykjanes. La ruta es muy fácil ya que en todo momento vas caminando por un sendero llano y perfectamente señalizado, y vas acompañado por dos guías en todo momento.

Caminando a través de los campos de lavaCaminando a través de los campos de lava

En algunos momentos del trayecto comenzó a nevar levemente. ¿Será que ya ha llegado el invierno?

El volcán Thrihnukgagígur, en el horizonteEl volcán Thrihnukgagígur, en el horizonte

El segundo refugio

Una vez llegamos al segundo campamento, nos explicaron más detalles sobre el volcán y cómo sería el descenso, mientras entrábamos en calor con café o té (muy de agradecer después de la caminata). Después, nos equipamos con el arnés y el casco, y nos dirigimos hacia la abertura del volcán Þríhnúkagígur para el descenso.

Entrando en calor después del paseoEntrando en calor después del paseo

Allí, vimos cómo era el artefacto que nos llevaría al interior del volcán: una grúa/ascensor suspendida en mitad de la abertura por donde el magma fluyó durante la última erupción hace más de 4.000 años. Para acceder al ascensor hay que pasar por un pequeño puente y puede dar un poco de vértigo, pero vas protegido con el arnés así que no hay de qué preocuparse.

La grúa/ascensor por donde íbamos a descender al volcánLa grúa/ascensor por donde íbamos a descender al volcán

La verdad es que vista desde arriba da un poco de respeto...

La grúa/ascensor, vista desde arribaLa grúa/ascensor, vista desde arriba

El descenso

Y, por fin, ¡llegó el momento de descender al volcán! El trayecto dura solo unos 6 minutos y desciende 198 metros. Nuestro guía nos advirtió que estuviéramos atentos ya que la bajada forma parte de la experiencia, y no le faltaba razón. Las vistas eran realmente espectaculares ya que fuimos pasando por varias capas de lava de diferentes tonos rojos, amarillos, naranjas, azules y violetas, y veíamos cómo la textura iba cambiando a medida que íbamos adentrándonos. La bajada es lenta, por lo que tienes tiempo de disfrutar de ella.

Las paredes rojizas del volcán durante la bajadaLas paredes rojizas del volcán durante la bajada

Las paredes del volcán, en diferentes tonalidades de coloresLas paredes del volcán, en diferentes tonalidades de colores

Un consejo: no te olvides de agarrar bien tu teléfono móvil porque como te despistes y se mueva el ascensor, se te puede escapar de las manos y la puedes liar...

¡A puntito de llegar a la cámara!¡A puntito de llegar a la cámara!

Explorando la cámara magmática

Cuando llegamos a la cámara magmática del volcán, una de las cosas que más me sorprendieron fue la dimensión de la misma. Personalmente me la esperaba mucho más pequeña, pero la realidad es que dentro de ella podrían caber monumentos como la mismísima Estatua de la Libertad o la iglesia de Hallgrímskirkja en Reikiavik. Ejemplo gráfico a continuación:

Comparación de escalas, para que os hagáis una idea...Comparación de escalas, para que os hagáis una idea...

Dentro de la cámara de magma tuvimos la oportunidad de disfrutar de un paisaje subterráneo de lo más peculiar y muy lejos de lo que estamos acostumbrados a ver. 

ThrihnukagígurLa cámara de magma del volcán Thrihnukagigur

La grúa/ascensor en la cámara de magmaLa grúa/ascensor en la cámara de magma

Una vez allí, tuvimos una media hora para explorar la cámara de magma por nuestra cuenta y tomar fotos. Aunque todo se conserva prácticamente tal y como quedó, se ha creado una especie de sendero para facilitar el acceso y hay lámparas que facilitan la visibilidad.

El sendero que bordea el interior de la cámara de magmaEl sendero que bordea el interior de la cámara de magma

Si mirabas hacia arriba podías ver el agujero por el que habíamos entrado.

El orificio por el que habíamos descendido, en la lejaníaEl orificio por el que habíamos descendido, en la lejanía

Otra de las cosas que me llamaron la atención es que no hacía frío en el interior. Me esperaba una cámara lúgubre y con temperaturas muy bajas, pero de hecho tuve la sensación de que hacía más frío en el exterior. Nuestros guías nos explicaron que la temperatura allí dentro se mantiene igual durante todo el año, y no llega a entrar la nieve en invierno.

Paseando por los alrededores de la cámara de magmaPaseando por los alrededores de la cámara de magma

De regreso a la superficie

Después de explorar la cámara de magma, volvimos al ascensor para comenzar el ascenso, y donde pudimos disfrutar de otros 6 minutos de vistas de las paredes del volcán, muy de cerca. Por cierto, las vistas de los campos de lava desde lo alto del volcán son espectaculares y se pueden ver los otros dos picos de Thrihnukagigur de cerca.

Uno de los picos del volcán Thrihnukagígur, desde las alturasUno de los picos del volcán Thrihnukagigur, desde las alturas

Cuando regresamos al campamento, nos estaba esperando una sopa de carne islandesa calentita (opción vegetariana incluida) y bebidas calientes para reponer fuerzas antes de la caminata de 45 minutos de vuelta a Bláfjöll.

La sopa de carne, ¡bien merecida!La sopa de carne, ¡bien merecida!

El transporte de regreso a Reikiavik también está incluido en el tour así que tan solo tuvimos que esperar a que llegara y nos llevara de vuelta a la ciudad.

Por cierto, antes de terminar, me gustaría destacar la profesionalidad y amabilidad de todos los guías y personal de Inside The Volcano, ya que hicieron que la experiencia fuera de lo más positiva. También dar las gracias al grupo de señores suizos y alemanes que vinieron con nosotros en la excursión, ¡por su buen humor y hacer que el tour fuera de lo más divertido!

Algunas consideraciones

Después de haber hecho el tour, me gustaría compartir las siguientes consideraciones:

  • El tour está operativo desde mediados de mayo hasta octubre, por lo que si quieres hacer la excursión tendrás que viajar a Islandia durante este periodo. Sin embargo, si vas a viajar en invierno todavía hay muchas otras excursiones que puedes hacer, como la visita a las cuevas de hielo del glaciar Vatnajökull.

  • Þríhnúkagígur es el único en el mundo donde se puede descender a la cámara de magma de un volcán inactivo, por lo que se trata de una excursión extremadamente exclusiva. Tanto por razones de seguridada como de experiencia, las plazas son muy limitadas y en verano tienden a agotarse con facilidad, incluso con meses de antelación. Si tienes pensado hacerla, te recomiendo encarecidamente reservarla lo antes posible para no evitar decepciones de última hora. Puedes hacerlo desde este enlace.

  • El transporte de ida y vuelta desde Reikiavik está incluido sí o sí en la reserva, por lo que si no quieres preocuparte por conducir puedes aprovechar esta opción.

Valoración final: ¿merece la pena?

Personalmente, lo encontré una experiencia un tanto inusual ya que como comenté antes Islandia es el único lugar en el mundo donde se puede entrar a la cámara magmática de un volcán inactivo. Si te apasionan los lugares exóticos y naturales, y cuando viajas buscas vivir experiencias diferentes, es una excursión que recomiendo hacer. Al fin y al cabo, no es una cosa que hagas cada día. Sin embargo, si tienes un presupuesto limitado puede que no sea la opción más aconsejable y quizá prefieras realizar otro tipo de actividades más económicas. Todo es cuestión de preferencias y la decisión de hacerla o no es muy personal.

Si decides incluirla a tu viaje, puedes hacerlo tanto mediante un paquete vacacional como en un tour “a tu aire”, siempre y cuando tengan lugar en verano. Por ejemplo, este paquete de 7 días ha sido especialmente diseñado para ello y de hecho uno de los puntos culminantes del viaje es precisamente la excursión al volcán Þríhnúkagígur. Si no, también es posible añadirla en este tour guiado de 8 días alrededor de Islandia.

Si, por el contrario, vas a viajar en coche de alquiler, es posible incluir la excursión en los itinerarios de 6 días, 7 días, 8 días, 9 días o en rutas más largas de 10 días, 11 días o incluso dos semanas por Islandia.

¡Bienvenidos a Thrihnukagígur!

Además del volcán Þríhnúkagígur, hay otras excursiones de un día que incluyen la visita a cráteres (que no cámaras de magma), como por ejemplo este tour a la caldera de Askja y el cráter de Viti en las Tierras Altas o el clásico tour al Círculo Dorado con parada en el lago del cráter Kerid.