¿Quieres añadir dosis de aventura, mejores precios, menos turistas y auroras boreales a tu viaje a Islandia? Estas son algunas de las ventajas que tiene visitar Islandia en invierno.

Islandia, un país de dos épocas

Islandia es un país de dos épocas

Si viajas a Islandia en verano, querrás volver en invierno. Islandia es un país de dos épocas y el paisaje cambia dramáticamente en función del momento en el que se visita.

Lo que en verano es un paisaje verde que se extiende durante kilómetros, en invierno es un paisaje nevado hasta donde alcanza la vista. En verano puedes disfrutar del sol de medianoche, mientras que en invierno las auroras boreales te mantendrán en vela cada noche.

Y lo mejor de todo es que Islandia te enamorará, tanto en invierno como en verano.

Una dosis de aventura

Avión Estrellado Islandia

Todo el mundo me decía que estaba loca por querer visitar Islandia en invierno.

Y la verdad es que el comienzo del viaje pareció darles la razón devolviéndome un bofetón de realidad: mi vuelo a Reykjavik se retrasó casi 24 horas debido a la mayor nevada caída en Islandia desde los años 50, obligando a cerrar el aeropuerto internacional y trastocando los planes de muchos otros viajeros.

Una vez llegamos a Reykjavik y tomamos nuestro coche de alquiler, tuvimos que conducir durante unas 3 horas, de noche y entre la ventisca hasta llegar a nuestro hotel… lugar que en principio habíamos planeado para nuestra segunda noche.

Parecía que los demás tenían razón, que Islandia en invierno no había sido una idea apropiada. Pero la mañana siguiente…

La mañana siguiente amanecimos en nuestro precioso hotel y para nuestra sorpresa, las carreteras habían sido cortadas. Haber conseguido llegar hasta allí durante la noche había sido prácticamente un milagro. Sin embargo, un par de horas después se abrieron las carreteras, la tormenta se acabó y nunca más tuvimos inconvenientes.

Consejo: recuerda consultar en la web road.is para conocer el estado de las carreteras en Islandia en tiempo real.  

Conducir en Islandia en invierno

¿Suena como una odisea? Perdimos un día de viaje por razones meteorológicas y llegamos a Islandia agotados y con un tiempo terrible. Pero esto no hizo más que añadir una pizca de aventura e incertidumbre a nuestro viaje.

Finalmente disfrutamos de una semana de cielos azules, temperaturas aceptables y lo más importante: auroras boreales.

Auroras boreales

Aurora Boreal Islandia

Viajar a Islandia en invierno tiene ventajas infinitamente más agradables que la dosis de aventura e incertidumbre que os acabo de comentar.

En mi afán por conseguir vislumbrar auroras boreales durante nuestro viaje, lo planeé haciéndolo coincidir con la luna nueva, momento en el que es más fácil conseguir verlas.

La suerte que tuvimos fue increíble. Las auroras boreales nos acompañaron prácticamente todas las noches, siendo cada vez más intensas, más coloridas y bonitas, cada vez más inolvidables, danzando en el cielo entre las estrellas. Fue uno de esos momentos que se te quedan grabados para siempre.

Nuestra última noche conseguimos capturarlas desde una casita que alquilamos en un lugar remoto, siendo visibles incluso a través de la ventana, pero con las ventajas del calor del hogar.

¿Buscas algo aún más especial? ¡En Islandia también puedes ver auroras boreales desde un barco!

Las auroras boreales justifican por sí mismas un viaje a Islandia. Estas no son visibles en verano, por lo que considera viajar al país islandés en invierno: como te decía, ¡es un país diferente!

No olvides consultar la predicción de auroras boreales durante tus días en Islandia para saber dónde encontrarlas más fácilmente.

 

Mejores precios

El geyser Strokkur en invierno en Islandia

Mi viaje coincidía en febrero - plena temporada baja, por lo que me puse manos a la obra con tres meses de antelación para organizar el viaje al mejor precio.

Mi sorpresa fue mayúscula cuando comprobé que muchos alojamientos ya no se encontraban disponibles. Por suerte pude encontrar opciones de alojamiento de todo tipo en Islandia: un hotel de lujo, una granja, una casita remota desde las que ver las auroras boreales y ¡hasta un hostel!

Lo mismo ocurre con los coches de alquiler. Los precios se disparan y la oferta se reduce en temporada alta. Recuerda que un 4x4 es siempre la mejor opción.

En un país tan caro como Islandia, poder tener más opciones es algo que marca la diferencia.

Más ventajas de viajar a Islandia en invierno

Un viaje en Islandia en invierno

Después de visitar Islandia en invierno, no puedo dejar de recomendarlo a todo el mundo. No solamente por las razones arriba mencionadas, si no por muchas más.

La temporada baja en Islandia no solo conlleva mejores precios y mayor disponibilidad de alojamientos, si no también una menor afluencia de turismo. Esto permite que puedas estar tú solo en lugares alucinantes, como fue nuestro caso en infinidad de atractivos turísticos. El momento más memorable para mí fue en la cascada Svartifoss – no solo por las veces que me caí intentando acceder a ella por el hielo – si no por lo inolvidable de la experiencia, encontrándome sola frente a esta cascada de basalto.

Cascada basalto Islandia Svartifoss

Por otra parte, algo que te sorprenderá mucho es que el invierno en Islandia no es tan gélido como imaginas. Gracias a la corriente del golfo las temperaturas se mantienen en torno a los 0 grados, que con la ropa adecuada son fácilmente sobrellevables.

¿Ya te he convencido para viajar a Islandia en invierno?

Contacta con Diana