Desde principios de Diciembre, ya se puede ver como todos los pueblos y ciudades de Islandia adornan tanto calles como casas con luces y adornos navideños. La capital se vuelve mágica y la oscuridad es convertida en diferentes colores. Las luces empiezan a ponerse a principios de dicho mes y no es hasta finales Febrero cuando se quitan. Se mantienen durante este largo periodo de tiempo debido a la oscuridad. Durante estos meses, Islandia es un país con muy pocas horas de luz, por lo que dejan las luces para no sentirse tan apagados. 
Lo normal en países como España es comprar un árbol artificial y ponerlo en el salón o en cualquier espacio dentro de la vivienda, además de adornar uno real en el jardín si cabe la posibilidad. En Islandia, además de adornar los árboles de la calle con luces, también adornan los de dentro de casa, con la distinción de que estos últimos también son naturales. 

Existe un bosque llamado "Hólmsheiði" a las afueras de Reykjavík en el que, durante el mes de Diciembre, multitud de habitantes islandeses visitan. Es así porque dicho campo está lleno de pinos y otra clase de árboles, los cuales son cortados para celebrar la navidad. Cada familia va allí, anda por el profundo bosque hasta encontrar el árbol que más les guste. Una vez elegido, cada padre de familia tiene la tradición de cortarlo y ya, con árbol cortado, marchan a casa para decorarlo entre todos los miembros de la familia. Pero no se van sin antes tomar un chocolate caliente con unas patas que es ofertado también en este bosque. 

Corta tu propio árbol para Navidad

Además, mientras el padre de familia corta el árbol, los pequeños de la casa suelen aprovechar para tirarse con el trineo y jugar con la nieve. Una simple tradición que hace que todos disfruten de una fresca mañana. También, para hacer más amena la búsqueda del árbol, suele haber un simpático Papá Noel que va hablando con los niños para desearles una feliz navidad. 

Corta tu propio árbol para Navidad

Para los protectores del medio ambiente, esta actividad no puede causar problema. "Hólmsheiði" tiene un acuerdo que, por cada árbol que una familia corte, se vuelven a plantar tres, con lo que es una bonita tradición que no hace daño a la naturaleza. 

Ya vista la actividad tradicional que hay que hacer si vives en Islandia, también hay que comer las típicas galletas navideñas. Son galletas con diferentes formas y con un ligero sabor a canela. Los pequeños de la casa se entretienen en pintarlas y decorarlas a su gusto para, una vez entrada la navidad, poder comerlas. Es un bonito y delicioso entretenimiento. 

Corta tu propio árbol para Navidad

Por tanto, si estás durante el mes de Diciembre en Islandia, no puedes dejar de hacer estas dos actividades para seguir las costumbres y tradiciones del país. 

Contacta con Andrea