¿Todavía sigues viviendo en la misma ciudad donde naciste? ¿No has salido de España? ¡Haz la maleta y sal a descubrir mundo!
Eso hice yo y por el momento, es una de las mejores opciones que tomé. Me presento, me llamo Andrea y soy una estudiante granadina que siempre ha vivido con sus padres y, aunque he visitado varias ciudades españolas, nunca viene nada mal conocer el mundo exterior. En mi caso, me ofrecieron la oportunidad de viajar al extranjero durante un año a cualquier ciudad Europea para seguir con mis estudios de la universidad. Al principio tuve un poco de miedo ya que nunca había vivido sola y me veía muy pequeña para unos países tan grandes. Una vez tomada esa gran decisión de establecerse en otro lugar, tocaba elegir el país donde vivir durante un largo año. Con todos los países que me ofrecían, escogí Islandia. ¿Por qué? Es una buena pregunta que, sencillamente, a priori, no sé contestar. Me llamaba la atención cómo un país podía estar tan lejos de los demás, sin fronteras con ningún otro país. Es el llamado país del hielo y el fuego, y esto, quieras que no, intriga tanto que te pones a buscar como un loco fotografías y toda la información posible en Internet.  

Que el miedo no te aleje de la vida

En el momento de escoger país, me vino a la cabeza un gran desafío personal. A parte de descubrir si sabría vivir sola en un país diferente, con una cultura diferente, gente diferente, idioma diferente...TODO diferente, me propuse venir a Islandia por, simplemente, el tiempo. Eso de saber sobrevivir a temperaturas bajo cero cuando en España se está tan bien en la playa, es un gran reto para mí. Conocer los beneficios de las bajas temperaturas y la mejora de la salud gracias al clima tan puro, fueron dos de las características que también me impulsaron a venir a conocer el país. 

Que el miedo no te aleje de la vida

Por todo esto, me animé a visitar este gran país, donde, prácticamente, te quedas con la boca abierta en cada sitio que ves. Es un país desconocido para muchos de nosotros, incluyéndome antes de venir aquí. ¿Pero no creéis que lo bueno hay que conocerlo? Yo creo que sí, todo lo bueno, bonito y mágico, hay que visitarlo al menos una vez en la vida. Y desde mi perspectiva, este país cumple esas tres características, así que lo mejor es venir y comprobarlo por vosotros mismos. ¿Os atrevéis? 
Desde mi opinión personal, no me arrepiento nada de haber tomado la decisión de visitar Islandia. Estoy segura de que, cuando tenga que dejar este país, lo echaré mucho de menos. Pero no demasiado, ya que pienso volver a visitarlo. Es un país con encanto, el más seguro y limpio de Europa, ¿qué más puedo pedir? Islandia tiene mucho por descubrir y conocer, así que animaos, que es una de las mejores aventuras a las que os podéis enfrentar. 

Contacta con Andrea