En mi opinión, no podía decir que era un habitante más de Islandia sin haber probado la típica comida islandesa. Cierto es que, después de varios meses en este país, he probado muchas comidas distintivas que, por cierto, me han sabido bastante buenas. Sin embargo, quería hacer un tour para conocer sitios de la capital donde tomar algo típico. Por ello, dos amigos y yo decidimos hacer este tour por la ciudad y comprobar si sabíamos las costumbres culinarias de Islandia. Nuestra ruta empezó en el centro de la ciudad, en el lugar de información. Allí conocimos al guía y nos explicó qué íbamos a visitar, además de ponernos en antecedentes con varias historias del país. En dicho lugar, comimos la típica torta navideña que dibujas a tu gusto, acompañada de un mix de dos refrescos comunes: appelsin y un jugo de malta. La verdad que estaba bueno.
Tour de comida típica

Tomado el tentempié, fuimos a un conocido restaurante junto al puerto llamado "Saegreifinn", donde solo sirven criaturas de mar, incluyendo pescado, tiburón y ballena. En dicho lugar, probamos uno de los platos estrella, la sopa de langostino, servida con langostino crudo y el caldo de la propia sopa con gambas ya cocinadas. Resulta que el langostino crudo se hace en el mismo plato con el calor que proporciona dicho caldo. Acompañando a la sopa, nos sirvieron el tradicional pan con mantequilla.
Tour de comida típica

Además, nos trajeron pescado seco, al cual había que untarle mantequilla y comerlo tal cual. Con este plato, nos sirvieron un alcohol algo fuerte que debíamos beber con el pescado. Este licor es demasiado fuerte y casi no llego al tercer plato, demasiado para mí. Pero claro, yo no bebo alcohol, por lo que para los que beben, les gusta e incluso repiten. Y por último, en este restaurante, nos ofrecieron tiburón. Criatura de mar que todo el mundo dice que está muy malo, y que sabe y huele fatal. Pues bien, a nosotros nos gustó. Sin olerlo, es más comestible e incluso está bueno, por lo que animo a aprobar este plato, no está malo como todos dicen. 
Tour de comida típica

Antes de seguir probando comidas, fuimos a un pub inglés situado en una de las calles principales de la capital. Nos sirvieron tres tipos de cerveza, la cual cada vez más buena, con un porcentaje de alcohol de entre el cuatro y el seis por ciento. Yo no soy gran fan de la cerveza puesto que no me gusta, pero los dos amigos que vinieron conmigo estuvieron de acuerdo en que estas tres cervezas típicas del país estaban buenas, así que ya sabéis, preguntad por las tres más famosas cervezas de Islandia y obtendréis las mismas que nosotros probamos en este tour. 
Tour de comida típica

Una vez comido la parte de mar, nos dirigimos a comer criaturas de tierra. Fuimos a una tienda - restaurante famosa por sus quesos. Nos ofrecieron tres tipos de queso de oveja y tres tipos de carne: de oveja, de caballo y de un pájaro con nombre extraño que no puedo recordar. Para los amantes del queso, debo decir que no decepcionan, fueron espectaculares y sin duda compraré más de una vez a partir de ahora. Lástima que haya conocido esta tienda tan tarde. En cuanto a la carne, había probado los dos primeros tipos. La de oveja está buena, es uno de los tipos de carne a los que estamos acostumbrados. La carne de caballo la había probado hace varios meses en este mismo país, y tengo que decir que me gustó más anteriormente por la forma en que fue cocinado. Pero lo que me impresionó fue el tercer tipo de carne, la de ave, acompañada con una salsa dulce que hace que tenga un mejor gusto. Sin duda esta tercera muestra fue la que más me gustó. Tengo que preguntar el nombre para poder comerla de nuevo, muy buena. 
Tour de comida típica

Por último, después de haber comido, tocaba el postre. Fuimos a un conocido bar - restaurante por sus comidas típicas islandesas. Nos dieron a elegir entre café o té cultivados en el país. A mí no me gusta el té, por lo que me decanté por el café. Junto con la bebida, nos sirvieron pequeñas tazas de helado de bizcocho islandés, además del mismo bizcocho untado con mantequilla. En Islandia, todos los platos que pueden los sirven con pan y mantequilla, puesto que esto no suele faltar. El helado estaba bastante bueno y daba un toque de bizcocho con helado un tanto extraño a la vez que bastante rico. 
Tour de comida típica

El tour llegó a su fin al acabar este plato después de tres horas andando, comiendo y conociendo la gastronomía del país. Pero no terminó para mí. Por la noche, decidí volver al restaurante famoso por su pescado y probé la ballena, ya que había visto que la servían. Personalmente, no estaba mala, pero tampoco fue algo que me entusiasmara. Al revés del mundo, me gustó el tiburón pero no tanto la ballena, siempre hay excepciones. Así que si probáis ambos platos, animaros a decirme cuál de las dos criaturas os gusta más. Acompañando a la ballena, pedí dos tipos de pescado, los cuales tenían un nombre un poco raro, pero el sabor era bastante bueno. 
Tour de comida típica

Terminado este plato, ya pude decir que el día de probar algunos de los más famosos platos islandeses finalizó. La verdad que echo de menos la gastronomía española, pero no porque la islandesa no me guste, sino porque son diferentes. Creo que todavía no hay plato islandés que haya probado y haya dicho "no me gusta". Por ello, a todos los amantes de la cocina que visitéis el país, recomiendo probar todos los platos típicos que podáis, no decepcionan. 

Los agentes locales que hayan sido verificados por Guide to Iceland pueden obtener viajes gratuitos para hacer las reseñas. Este es un producto de Reykjavík by Food Walking Tour Puedes ponerte en contacto con esta persona para obtener más información.

Contacta con Andrea