Thórsmörk

Thórsmörk (del islandés Þórsmörk) es un valle y una cadena de montañas situada en las Tierras Altas del sur de Islandia, entre los glaciares Tindfjallajökull y Eyjafjallajökull. Abarca la cordillera entre los ríos Krossá, Þröngá y Markarfljót y es uno de los lugares más populares para hacer senderismo y excursiones de uno o varios días, ya sea por senderos llanos o hasta la cima de las montañas.

Su nombre hace referencia al Dios nórdico “Thor” y sus espectaculares paisajes incluyen montañas, glaciares volcánicos, ríos zigzagueantes, vegetación y una naturaleza cruda y escarpada. Desde que llegué a Islandia había oído hablar mucho de la belleza de esta región y sabía que antes o después tenía que verlo con mis propios ojos.

La oportunidad de visitar esta hermosa región surgió gracias a la compañía Activity Iceland y la experiencia fue increíble. Vimos escenarios de lo más variados y una naturaleza muy diferente a lo que ya había visto de Islandia. A continuación os cuento cómo fue la excursión y cuáles son los lugares que visitamos.
 

De camino a Thórsmörk

Reykjadalur

Salimos de Reikiavik a las 9:00 de la mañana a bordo de un súper jeep con dirección a la primera parada del itinerario: la cascada Seljalandsfoss, en la Costa Sur de Islandia. Durante el camino pasamos por la planta geotérmica que se encarga de transportar el agua caliente a las ciudades a través de unas tuberías. También pasamos junto a Reykjadalur, el “Valle Humeante” que está junto al volcán activo de Hengill y que destaca por sus fuentes termales que se ven desde la lejanía. Debido a su ubicación es un área propensa a terremotos.

Seljalandsfoss

Seljalandsfoss es una de las cascadas más famosas de Islandia. La peculiaridad de esta catarata es que sus aguas caen desde un precipicio cóncavo, por lo que puedes caminar por detrás de la cortina de agua y verla desde otra perspectiva. Nosotros lo hicimos y acabamos empapados, ¡menos mal que íbamos bien preparados con ropa exterior impermeable!

Seljalandsfoss

Seljalandsfoss y el sendero que conduce a la parte interior de la cascada

La primera vez que visité Seljalandsfoss estaba lloviendo a mares, la segunda hacía un sol increíble, y hoy estaba nublado. ¡Espero verla nevada la próxima vez!

Gljúfrabúi

En la misma región visitamos Gljúfrabúi, una catarata escondida detrás de las rocas, a solo unos minutos de Seljalandsfoss. Esta catarata da lugar a un pequeño río. Cuando no hay mucho cauce se puede entrar a esta pequeña cueva y ver la cascada “desde dentro”.

Gljúfrabúi

Gljúfrabúi escondida tras las rocas

 

Gljúfrabui

Gljúfrabúi, de cerca

Adentrándonos en Thórsmörk

Después de visitar las cascadas, comenzamos la expedición a Thórsmörk como tal. Esta zona es accesible solo para vehículos modificados ya que el camino transcurre por un sendero de grava, con subidas y bajadas y algún que otro río de por medio. La mejor manera para recorrerla es con un guía/conductor especializado en este tipo de terrenos, más que nada por temas de seguridad, ya que si no vas con un vehículo apropiado puedes quedarte atrapado en medio de la nada. Este camino está cerrado durante los meses de invierno.

Atravesando Thórsmörk

Atravesando el dramático valle de Thor

Lengua glaciar de Gígjökull

Después atravesar impresionantes montañas escarpadas, formaciones rocosas y senderos de grava, llegamos a la siguiente parada: Gígjökull, una de las dos lenguas glaciares del volcán Eyjafjallajökull. Este volcán es conocido por la erupción de 2010 que destruyó la vegetación de la región y paralizó el tráfico aéreo en Europa. Cuando esto sucedió, millones de litros de hielo derretidos cayeron hasta la ladera de la montaña, causando inundaciones y desbordamientos que cambiaron el paisaje durante mucho tiempo.

Glaciar de Gígjökull

La lengua glaciar de Gígjökull

Desgraciadamente, en los últimos años el glaciar Gígjökull se ha ido derritiendo a un ritmo muy acelerado y está desapareciendo poco a poco como consecuencia del cambio climático. Me llamó la atención el hecho de que todavía se vieran en las paredes rocosas las marcas que evidenciaban hasta dónde llegaba el glaciar antes de desaparecer. Una lástima.

Glaciar de Gígjökull

Evidencia de hasta dónde llegaba el glaciar en la antigüedad

Esta zona me hizo sentir como si estuviera caminando en la luna. El paisaje era totalmente dramático, con alguna pequeña cascada cayendo desde las formaciones rocosas, escarpados picos y cuevas disimuladas, y un riachuelo. Me llamó el contraste entre el silencio y la tranquilidad que se respiraba y el pasado tan trágico que había tenido lugar allí unos años atrás.

Glaciar de Gígjökull

Área del glaciar de Gígjökull y Eyjafjallajökull

Garganta de Stakkholtsgjá

Nuestra siguiente parada fue Stakkholtsgjá, un cañón de 2 kilómetros de largo y 100 metros de profundidad. Entre ambas paredes de la garganta había un pequeño riachuelo que terminaba en una cascada. El paisaje era increíblemente hermoso y era imposible no asociarlo con los escenarios de "El Señor de los Anillos". De hecho, hay quienes dicen que J.J. Tolkien se inspiró en Thórsmörk cuando escribió su trilogía.

Stakkholtsgjá

La garganta de Stakkholtsgá y su riachuelo

Mientras observamos el exótico paisaje nos dedicamos a “buscar trolls” entre las formaciones rocosas. ¡Y es que parecía que había algún que otro ser mitológico mirándote!

Stakkholtsgjá

Buscando trolls entre las rocas

Durante el camino también pasamos junto al glaciar Steinsholtsjökull, que alberga una curiosa historia detrás. En 1967, una gran parte de los 400 metros del precipicio que lo bordeaba estalló, cayó sobre el hielo y lo aplastó, provocando que la laguna glaciar se desbordara y transportara una gran cantidad de hielo, rocas y escombros a lo largo del camino, nuevamente modificando el paisaje.

Atravesando el río Krossá

El momento de la aventura llegó cuando nos tocó atravesar el río Krossá en el súper jeep para llegar al refugio de Skagfjörðsskáli, en el otro lado del valle Langidalur, justo en medio de Thórsmörk. El cauce de este río cambia continuamente y es totalmente zigzagueante, así que tuvimos que cruzarlo varias veces hasta llegar a nuestro destino.

Atravesando ríos

Atravesando el río Krossá

En un tramo de la aventura nos encontramos con un grupo de coches que se habían quedado atrapados y no sabían continuar, ya que el cauce del río era relativamente profundo. Nuestro guía tomó la iniciativa y vimos cómo de repente todos los coches se pusieron en marcha y nos siguieron. ¡Un crack!

Coches esperando

Grupo de coches buscando una solución para cruzar

Ruta de senderismo en Húsadalur

Cuando llegamos a Skagfjörðsskáli, hicimos una ruta de senderismo hasta Volcano Huts, un refugio en el valle de Húsadalur. Aquí nos despedimos temporalmente de nuestro guía, quien nos indicó las instrucciones de la ruta y nos esperó al final del sendero. La ruta era muy fácil y el camino estaba perfectamente preparado y adaptado para excursionistas.

Direcciones para ir a Húsadalur

Indicaciones para llegar a Húsadalur

El paisaje era realmente bonito ya que era una mezcla entre montañas, vegetación, cuevas y colinas. Además, se podía respirar el aire fresco y se podría disfrutar de una tranquilidad y un silencio que echábamos de menos, sobre todo aquellos que vivimos en ciudades.

Vistas desde la montaña

Espectaculares vistas desde las alturas

Ruta de senderismo a Húsadalur

Ruta de senderismo en las montañas

Durante el trayecto pasamos junto a la cueva Snorrariki a la cual se podía acceder escalando. Algunos aventureros probaron suerte, mientras otros les animamos desde abajo.

Cueva de Snorrariki

Cueva de Snorrariki

Hicimos la ruta en unos 40 minutos, yendo con la calma. Sin embargo, cuando llegamos al refugio de Húsadalur, todavía teníamos ganas de más así que tomamos un sendero que conducía a una cueva cercana pero desconocida para muchos visitantes.

Cueva desde la lejanía

Vistas de la cueva desde el sendero

Dentro de la cueva caía una pequeña y débil catarata, y desde el interior se podía ver el valle en el horizonte.

Vistas desde el interior de la cueva

Vistas del valle desde el interior de la cueva

En el refugio nos volvimos a encontrar con nuestro guía y aprovechamos para comprar comida y utilizar los lavabos antes de emprender el viaje de regreso a Reikiavik. En el jardín del refugio había una sauna de madera y una especie de piscina termal vacía. Por desgracia ambas se encontraban fuera de servicio, pero creo posiblemente en invierno la activen.

Sauna de Volcano Huts

La original sauna del valle de Húsadalur

Personalmente me encantaría disfrutar de la maravillosa experiencia de darse un relajante baño entre las montañas bajo las auroras boreales… ¡así que queda pendiente una segunda visita a Thórsmörk en invierno!

Si quieres saber más sobre este tour, puedes leer más información a través de este enlace.

Verified locals on Guide to Iceland can get free travel services to review.  This is a product feature of Thorsmork Super-Jeep Tour | Valley of Thor You can contact this local for more information about this product

Contact Raquel