Guide to Iceland
Connect with travel bloggers
Beats of my trips
El día que una ballena me guiñó un ojo en Húsavík, Islandia

El día que una ballena me guiñó un ojo en Húsavík, Islandia

Travel Blogger

Ballena Jorobada emergiendo y enseñándonos sus espiráculos en la bahía de Skjálfandi

Nuestra aventura navegando entre ballenas y delfines en Islandia, con consejos para elegir cómo y con qué compañía contratar la excursión de avistamiento de ballenas

Érase una vez una bahía muy pintona con sus casitas de colores, su pequeña iglesia en la colina de flores moradas y sus montañas nevadas, en la que sus habitantes vivían felices. Delfines, ballenas, orcas, frailecillos y golondrinas árticas convivían en armonía y se repartían el pastel. Aquí los cetáceos no temían por su vida, en esta bahía la pesca de ballenas estaba prohibida.

¿Te imaginas un sitio así? Pues existe, está en Islandia, a escasos 60 kilómetros del Círculo Polar Ártico y su nombre es Húsavík y la bahía Skjálfandi.

La encantadora bahía Skjálfandi con sus características montañas nevadas

Húsavik, la ciudad islandesa del buen rollo

En medio de esta armonía, aparecemos nosotros en campervan, con nuestro hijo en sus desafiantes 3 años, a una hora del comienzo de la excursión de avistamiento de ballenas y aún sin comer. Da igual, según pasas la señal que anuncia que estás en Husavík, el tiempo se para. Aquí nada puede salir mal, su musicalidad te arrastra. Y más en un día de julio de lo más veraniego, soleado y con más de 20°, en el punto más al norte de nuestro viaje por Islandia.

Una hamburguesa en nuestra cocina furgonetera, un pis rápido en la caseta de información y a las 4 en punto estábamos en el embarcadero de North Sailing como clavos. Unos clavos expectantes e impacientes ;). Antes de embarcar es necesario pasar por las oficinas de North Sailing, que están justo enfrente del embarcadero, para canjear tus tickets.

Preparados para el avistamiento de ballenas en el embarcadero de North Sailing

El follón de elegir con qué compañía hacer la excursión del avistamiento de ballenas

Saeborg iba a ser hoy nuestro cómplice en esta aventura tan esperada. Un barco pesquero tradicional islandés de roble restaurado. 

Uno de los motivos por los que nos decidimos a hacer este tour con North Sailing, ya que todas las compañías de Husavík hacen excursiones de avistamiento de ballenas similares, fue su respeto por el entorno, por los animales y por preservar la cultura y tradición islandesas. 

Si aparece ahora una ballena emergiendo del agua Leo flipa! ;)

En su flota cuentan con dos barcos eléctricos silenciosos y sin emisiones de carbono. Nos pareció una idea genial y nos libró de pasar horas eligiendo con qué compañía hacer el tour. Así que reservamos la excursión en uno de estos eco barcos. Luego resultó que estaba en mantenimiento y tuvimos que hacerla en el Saeborg, en el que por cierto viajamos de lujo (la excursión técnicamente es la misma, sólo cambia el nombre del barco y nombre del tour: Husavik Original Whale Watching Adventure).

Nada más embarcar te dan un peto de pescador tan gordo y mullido que parecíamos Inuits. Con el buen día que hacía y la de capas que llevábamos, avisados por la gente de North Sailing, pensé que era un poco excesivo, pero enseguida lo entendí. Las temperaturas bajan mucho en alta mar. Por otro lado, Leo, nuestro pequeño marinero, iba encantado con su nuevo traje de astronauta, con lo que le gusta a él disfrazarse! 

Me encanta este peto calentito de astronauta de North Sailing!

Bailando con delfines en Husavik

Desde que sales del puerto de Husavík la guía te va contando curiosidades y un montón de información sobre la vida salvaje en la bahía de Skjálfandi y por qué Husavík es el mejor sitio de Islandia y de toda Europa para el avistamiento de ballenas. Se han llegado a ver hasta 11 especies diferentes de cetáceos, que llegan a esta bahía atraídos por la gran cantidad de plancton de sus aguas. Ahora las especies más comunes son la ballena jorobada (Humpback whale), el rorcual (Minke whale), la orca y el delfín de pico blanco (White-beaked dolphin). Y si tienes suerte también se deja caer por aquí la ballena azul, el animal más grande del planeta!!

A la media hora de viaje por el mar de Groenlandia aparecen nuestros primeros invitados, los delfines de pico blanco. Antes de que nos diéramos cuenta, nuestra guía nos lo anuncia por el micrófono. A las 11 en punto tenemos una pareja de White-beaked dolphins! Es la manera más rápida y visual de indicarnos dónde mirar, el reloj es internacional, solo hay que saberse los números en inglés!

 

Así son los barcos para el avistamiento de ballenas en Husavik, preparados listos ya!

Delfines de pico blanco a las 11!! Nuestra diosa (guía) en la excursión de avistamiento de ballenas

El chapuzón de este delfín de pico blanco casi nos salpica!

Inmediatamente todo el mundo corre hacia la proa con unas caras de expectación como pocas veces he visto. Aún teníamos los delfines algo lejos pero eran perfectamente reconocibles por su característico hocico. Como si supieran que hoy cuentan con un numeroso público, nos regalan un montón de saltos y piruetas para impresionarnos. Eh chicos, mirad lo que sabemos hacer, y sin entrenador ni nada oiga! La cara de Leo es de total fascinación, ni pestañea. 

Durante un rato disfrutamos de este espectáculo de danza sobre el agua, protagonizado por los delfines de pico blanco. Como tienen que salir cada pocos minutos a la superficie a respirar, al no tener branquias sino pulmones, sus saltos son continuos y las oportunidades de verlos también. Con sonrisas imborrables en nuestras caras continuamos avanzando hacia mar abierto en busca de las ansiadas ballenas.

Delfines de pico blanco danzando por el mar de Groenlandia

Toc toc... Ballenas ¿estáis ahí?

Todos atentos, sin quitar ojo al mar. La guía nos ha contado cómo podemos localizarlas. Primero y bastante fácil, por el potente chorro de vapor en modo geyser que sueltan al respirar. Segundo, por la cola, la manera más obvia de detectarlas claro. Pero también hay otra señal que yo no conocía y me ayudó bastante a anticipar por dónde iban a aparecer: la balsa de agua que dejan a su alrededor cuando se sumergen en el mar. Ésas son las pistas que hay que buscar. Hoy además tenemos suerte, el mar está en calma, no será difícil encontrarlas.

Trabajo duro el de buscar ballenas, chorro, cola y balsa de agua son las 3 señales

Caras serias en todos los navegantes, sin poder parar de buscar las señales. Todos entregados al 100% a esta misión especial.

Y al poco rato, 15 minutos o así, allí está. Aparece la primera. ¡¡Una ballena jorobada a las 12!! - grita la guía. Los 100 metros lisos hacia la punta del barco para ver bien a este monstruo marino. En 2 milisegundos estábamos todos allí apelotonados. Im-pre-sio-nan-te. El barco entero quedó en silencio, como si el tiempo se detuviera para todos menos para ella. Fue muy impactante ver esa cola de ballena allí, tan cerca, saliendo y entrando en el mar. Nuestra primera cola de ballena jorobada. Emoción tamaño ballena.

Una cola de ballena jorobada dejando un barco entero mudo

El pelotón que se formaba cada vez que aparecía un cetáceo. Emoción tamaño ballena.