Guide to Iceland
Explora Islandia
Itinerarios
Viaje económico a Islandia | 7 días de aventura a un precio asequible
The tips of the icebergs at Jokulsarlon glacier lagoon

Viaje económico a Islandia | 7 días de aventura a un precio asequible

Richard Chapman
Escrito por Richard Chapman
Experto verificado

You don't need a huge budget to see the puffins of Iceland.

¿Cómo puedes pasar una semana en Islandia sin dejar tu cuenta bancaria en números rojos? ¿Es posible viajar de forma barata en Islandia sin renunciar a las actividades que ofrece el país? Averigua cómo pasar siete días repletos de aventura en Islandia, a un precio asequible.



La siguiente guía está basada en el supuesto de que quieres ver lo más posible de Islandia, y pasar tiempo tanto en los lugares más famosos como en las joyas ocultas. Entendemos también que te gustaría sacar partido de algunos tours muy valiosos con los que podrás aprovechar al máximo tu estancia en la isla.

Este itinerario está diseñado para aquellos que vayan a visitar Islandia en verano, cuando el Sol de Medianoche, que no se oculta nunca, permite hacer turismo durante tanto tiempo como se desee. Por supuesto, puedes adaptarlo a tus propios planes, dependiendo de si dispones de un presupuesto muy ajustado o simplemente quieres reducir costes.

 

Día uno: Llegada a la capital

Reykjavík is a beautiful, quirky, vibrant capital city, that does not need to be as expensive as it seems.

Tu semana empieza con la llegada, por la mañana, al Aeropuerto Internacional de Keflavík. En lugar de apresurarte hacia la aduana, deberías tomarte un tiempo para comprar la cantidad de alcohol que creas que vas a necesitar durante el viaje, ya que la alternativa es comprarlo en las tiendas reguladas por el Gobierno, al doble de precio.

Una vez que tengas lo que necesitas, recogerás el coche económico de alquiler que reservaste, y te pondrás en marcha. Cuando pases por los evocadores campos lunares de lava y los intimidantes volcanes de la Península de Reykjanes te quedarás asombrado, pero no te preocupes si no los ves ahora, ya que tendrás tiempo de sobra para explorar esta zona más adelante.

Tu objetivo ahora es comprar comestibles. Para ello irás a algún supermercado económico en Reikiavik, como Bónus, Hagkaup, o Krónan, donde te aprovisionarás para toda la semana. A continuación te dirigirás al lugar donde hayas alquilado tu tienda y tu saco de dormir, si es que no has traído el equipo de casa. A fin de cuentas, hacer camping es la mejor manera de sumergirte en la naturaleza islandesa. 



Although Iceland is best known for its nature, there are many city sites to be enjoyed too.

Tu destino es el camping de Reikiavik en Laugardalur. La piscina en la que vas a darte un buen baño para empezar tus vacaciones, llamada Laugardalslaug, está justo al lado de tu lugar de acampada. Se trata de la piscina al aire libre calentada con energía geotérmica más grande de Islandia, y podrás pasar en ella tanto tiempo como necesites para recargar las pilas. También puedes sudar un rato en la sauna y la sala de vapor, o relajarte en las pozas calientes. 

El precio de la entrada a este enorme spa es de 950 coronas islandesas (ISK). Cuando estés listo, empezarás la tarde explorando la capital.

Dado que se encuentra en el parque Laugardalur, el mismo lugar donde está tu camping, puedes empezar visitando el Museo de Escultura Ásmundur Sveinsson, y admirar sus increíbles obras de principios del siglo XX. La entrada cuesta 1.600 coronas, es válida durante 24 horas, y la puedes usar para entrar también en otros tres museos.

A continuación, por tanto, dirígete al Museo de Arte Kjarvalsstaðir para disfrutar de una muestra del talento islandés totalmente diferente, centrada, en este caso, en la obra de Jóhannes S. Kjarval, probablemente el pintor más importante del país. 



Hallgrímskirkja church dominates the Reykjavík skyline.

Cuando se vaya acercando la noche, subirás a lo alto de la iglesia de Hallgrímskirkja para disfrutar de unas magníficas vistas de la capital.

Seguramente querrás seguir aprovechando tu pase para visitar atracciones en la ciudad, pero no te preocupes: dispondrás de más tiempo por la mañana. Ahora ha llegado el momento de encontrar un sitio barato para cenar y de tomar una cerveza o un vino aprovechando la 'happy hour', antes de volver a tu tienda para pasar la noche. 



Día dos: Valle de los Manantiales y Círculo Dorado

Geysir is one of three stops on the Golden Circle that you will see.

En el segundo día, te levantarás temprano y tomarás un buen desayuno en el camping antes de comenzar tu mañana en el Museo Nacional de Islandia. Después de pasar un par de horas admirando sus diversas exposiciones, te subirás de nuevo al coche y empezarás a explorar los magníficos alrededores al aire libre.

Tu primer destino será Hveragerði, el 'pueblo del terremoto', situado a unos 45 minutos al sureste de Reikiavik. Aquí podrás ver montañas humeantes con fumarolas y el sinuoso sendero que las atraviesa.

Tras una caminata de hora y media siguiendo este ruta por entre las cumbres, llegarás a Reykjadalur, el corazón de la actividad geotérmica de la zona. Ante ti tendrás un río humeante, alimentado tanto por aguas frías como por las hirvientes fuentes termales, y en el que podrás encontrar el lugar perfecto para darte un baño a la temperatura ideal. 



The hot spring valley in Reykjadalur Valley is home to a warm river you will bathe in.Foto de Senderismo por las fuentes termales | Incluyendo recogida desde Reikiavik

Después de relajarte en este lugar increíble, regresarás por el mismo sendero hasta tu coche. Para entonces ya irá avanzando la tarde, lo que significa que empezará a haber menos gente que por la mañana en los lugares más populares del Círculo Dorado.

El Círculo Dorado es la ruta turística más famosa de Islandia, y en ella podrás contemplar tres lugares únicos e increíbles. La mayoría de los visitantes, no obstante, los visitan en autobuses turísticos, limitados por sus guías y por los otros miembros del grupo, mientras que tú podrás verlos a tu propio ritmo. 



Gullfoss waterfall is a stunning feature.

La primera de las tres paradas será la cascada Gullfoss, uno de los lugares más icónicos del país. Primero la admirarás desde las plataformas de observación situadas arriba, y después descenderás hasta una que se encuentra justo en el borde de la cascada, donde podrás hacerte una idea exacta de su belleza y su poder.

A tan solo unos cinco minutos por carretera se encuentra el Área Geotérmica de Geysir, en el valle de Haukadalur. En este maravilloso campo de fuentes termales podrás deambular entre pozas de lodo y fumarolas, hasta llegar al único géiser activo de la zona, Strokkur, que entra en erupción cada cinco o diez minutos, lanzando su chorro de agua hasta una altura de cuarenta metros. No hay prisa, así que podrás ver el espectáculo varias veces antes de continuar la ruta.

Öxaráfoss is a waterfall in Þingvellir National Park.

El último destino del día es el Parque Nacional de Þingvellir, en cuyo camping puedes dejar tu coche y tu tienda antes de empezar a explorar esta maravillosa zona. Este parque está situado justo donde se juntan las placas tectónicas de Norteamérica y Eurasia, y a la sombra de la primera de ellas se encuentra un lugar un vital importancia histórica: el emplazamiento original del Alþingi, que es actualmente el parlamento en activo más antiguo del mundo.

Una vez que hayas admirado estos lugares históricos y geológicos bajo el sol de medianoche, regresarás a tu lugar de acampada para cocinar algo en la barbacoa, disfrutar de una cena tardía, e irte a dormir. 



Día tres: La Costa Sur

The South Coast is one of the best places to spot puffins during summer.

Empezarás el tercer día con un desayuno en Þingvellir, antes de dirigirte hacia la cercana grieta de Silfra para participar, a primera hora, en una asequible excursión para practicar snorkel. Esta increíble actividad te llevará a través de unas de las aguas más cristalinas del mundo, por un barranco desgarrado por el movimiento de las placas tectónicas. El lugar suele incluirse en todas las listas de los mejores sitios de la Tierra para practicar snorkel y buceo, y, en cuanto se te haya pasado el shock inicial del frío, comprenderás por qué.

Después de secarte y de entrar en calor con una buena taza de café en el centro de visitantes del Parque, empezarás tu viaje por la Costa Sur. Antes de llegar allí, no obstante, tomarás un desvío hasta Kerið, donde, por solo 400 coronas, podrás admirar y rodear un magnífico lago en un cráter, en el que el color rojo de las rocas contrasta con el azul celeste de las aguas. 



Seljalandsfoss waterfall is one of three features on the South Coast you will enjoy.

La Costa Sur está repleta de atracciones. El primer lugar en el que harás una parada será la maravillosa cascada Seljalandsfoss, que podrás rodear por completo, accediendo a fascinantes perspectivas desde las que tendrás la oportunidad de hacer fotografías extraordinarias. Desde allí, caminando solo un poco más, llegarás a Gljúfrabui, una mágica cascada que muchos pasan de largo al estar oculta en una quebrada.

Tras estas dos cascadas viene una tercera, Skógafoss, famosa por su altura y por su increíble potencia. Podrás caminar justo hasta donde el agua se estrella contra el suelo, y subir después por una escalera situada al lado de la catarata, desde la que disfrutarás de unas vistas maravillosas. 



Continuando por la Costa Sur, tomarás el siguiente desvío cuando veas las señales para el glaciar Sólheimajökull. Teniendo siempre en cuenta que todos los glaciares islandeses son extremadamente peligrosos e impredecibles, y que no deberían explorarse sin la compañía de un guía profesional, caminarás justo hasta la punta de su lengua, y podrás maravillarte con la escala, la belleza y los colores del casquete de hielo, donde la nieve blanca contrasta con las vetas de ceniza negra y los toques de azul eléctrico.

Finalmente llegarás al arco de Dyrhólaey y la playa de arena negra de Reynisfjara. A medida que vaya avanzando la tarde, podrás admirar y fotografiar la increíble geología de estos lugares, así como los muchos frailecillos que anidan en el arco durante todo el verano. Encontrarás tu lugar de acampada en la encantadora localidad de Vík



Día cuatro: Skaftafell y Jökulsárlón

A glacier lagoon in Skaftafell National Park

En el cuarto día visitarás dos de los lugares más increíbles de Islandia, la Reserva Natural de Skaftafell y la laguna glaciar de Jökulsárlón, ambos situados un poco más lejos, en la maravillosa y pintoresca Costa Sur. Skaftafell fue en su día un Parque Nacional en sí misma, antes de ser integrada en el más grande Parque Nacional de Vatnajökull, y es un auténtico paraíso para el senderismo. 

Vas a aprovechar al máximo todo esto, tomando la ruta más famosa hasta la maravillosa cascada Svartifoss. Las columnas de basalto que la rodean te recordarán a la iglesia de Hallgrímskirkja. No en vano, su arquitecto se inspiró en Svartifoss para diseñarla. 



Svartifoss is renowned for its hexagonal basalt columns

Aunque la idea de quedarte allí todo el día te resultará tentadora, después de unas horas dejarás atrás Skaftafell para dirigirte hacia Jökulsárlón. Esta gran laguna es famosa por los enormes icebergs que reposan sobre sus aguas, navegando lentamente hacia el mar tras haberse desprendido de la lengua del glaciar. El lugar te dejará maravillado, hipnotizado por su belleza irreal, mientras intentas ver las focas.

A un corto camino a pie se encuentra la Playa Diamante, por cuyas orillas de arena negra son arrastrados los icebergs cuando alcanzan el océano. Tendrás la oportunidad de pasar un rato maravillándote con el modo en que brillan a la luz del sol. 



The tips of the icebergs at Jokulsarlon glacier lagoon

Esta maravillosa zona puede dejar asombrado a cualquiera durante horas. Si deseas ver la laguna glaciar desde una perspectiva completamente diferente, puedes subirte a una embarcación anfibia, y hacer una excursión en barco entre los icebergs.

Cuando hayas agotado ya tus fuerzas, regresarás a Skaftafell para retirarte en el camping de allí. 



Día cinco: Regreso a Reikiavik

En el quinto día comenzarás tu viaje de vuelta a Reikiavik, conduciendo a lo largo de la Costa Sur y haciendo numerosas paradas.

Systrastapi by Kirkjubæjarklaustur, a historic feature you can climb upon.Systrastapi, cerca de Kirkjubæjarklaustur. Foto de Regína Hrönn Ragnarsdóttir

En la histórica localidad de Kirkjubæjarklaustur podrás estirar las piernas con una caminata hasta la formación rocosa de Systrastapi, que debe su nombre a dos monjas que, según la leyenda, fueron ejecutadas y enterradas allí. Es posible subir por una cuerda hasta arriba, donde podrás ver sus supuestas tumbas y contemplar unas desconcertantes vistas de las tierras bajas del sur. 

Continuando por la carretera hacia la capital, podrás admirar el inquietante y árido desierto de Sólheimasandur, con sus interminables extensiones de arena negra atravesadas por ríos glaciares, y emprender una caminata hasta los restos abandonados de un antiguo avión de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, donde podrás hacer excelentes fotos. No olvides tampoco detenerte, y maravillarte, en los tristemente famosos volcanes de Eyjafjallajökull y Katla.

Una vez de vuelta en Reikiavik, te dirigirás al centro de la ciudad para tomarte una bien merecida copa en alguno de los muchos bares de la ciudad que tienen 'happy hour', antes de regresar al camping para pasar la noche. 



Día seis: Península de Reykjanes y avistamiento de ballenas

These cliffs are some of the best in Iceland for birdwatching.Crédito de la foto: Shaun Versey

En la última jornada completa de tu viaje, regresarás a la Península de Reykjanes, que pudiste ver brevemente el día de tu llegada, para explorar mejor sus muchas maravillas. Este paraíso volcánico contiene numerosos lugares fascinantes que muchos viajeros suelen pasar por alto.

Tu primer destino del día será Krýsuvíkurbjarg. Esta franja de acantilados de quince kilómetros de largo y cuarenta metros de altura, situada en la parte sur de la península, es uno de los mejores lugares del mundo para ver aves: cada verano, unos 60.000 ejemplares de numerosas especies anidan en estas rocas. 



A continuación visitarás las ruinas de Selatangar, un antiguo centro pesquero abandonado hace mucho. Debido a las técnicas de construcción que empleaban los antiguos islandeses, con buena parte de las edificaciones bajo tierra y tejados de césped, son pocos los lugares históricos del país que permanecen claramente a la vista. Selatangar es, por tanto, una importante excepción. Allí podrás ver los viejos edificios, ahora derrumbados, en los que los pescadores almacenaban sus capturas, y que utilizaban también para dormir, y te sentirás abrumado por lo duras que eran las condiciones en las que tenían que sobrevivir.

Brimketill on the Reykjanes Peninsula, calming down after stormy weather

La siguiente parada en la ruta, tras pasar por el pueblo de Grindavík, es la piscina de lava de Brimketill. Situada donde los escarpados acantilados de la península se encuentran con el océano, se trata de un lugar a la vez extraño y pintoresco que posee, además, un folclore fascinante: según la leyenda, era el sitio de baño preferido de un trol local. Si el agua está tranquila, su serenidad y limpieza harán que te entren ganas de meterte, pero si está revuelta, el lugar puede resultar tan dramático y tumultuoso que difícilmente podrás imaginar algo menos apetecible. 



Los desnudos campos de lava que encontrarás por todas partes y el omnipresente telón de fondo de los volcanes ya te habrán dejado claro el alto grado de actividad geotérmica que posee esta península. Sin embargo, nada lo hará más evidente que el área geotérmica de Gunnuhver. Aquí se encuentra la mayor poza de lodo de toda Islandia, y el vapor que surge de ella es visible a kilómetros de distancia. Cuando estés cerca, podrás ver la antigua pasarela, que quedó partida por la mitad al emerger la fuente termal desde debajo.

Tu última parada en la península será el Faro de Reykjanes, visible desde Gunnuhver. De todos los faros del país, este es el favorito de los islandeses, algo que comprenderás, sin duda, cuando vayas subiendo por él y contemples las vistas. 



Humpbacks are just one species that live out on Faxafloi bay.Foto de Avistamiento de ballenas en Reikiavik / Bahía de Faxafloi

Regresarás a Reikiavik por la tarde para hacer una asequible excursión de avistamiento de ballenas en la bahía de Faxafloi. Durante tres horas, navegarás por la superficie del océano maravillándote con las criaturas que decidan aparecer, ya sean ballenas minke o ballenas jorobadas, delfines de pico blanco, marsopas, orcas, o cualquiera de las otras quince especies que frecuentan las aguas islandesas.

Pasarás tu última noche en el camping de Reikiavik. 



Día siete: Adiós a Islandia

The Sun Voyager is one of Reykjavík's most popular sculptures

En tu último día, te levantarás temprano para dar un último paseo por las calles de Reikiavik, recorriendo la calle principal, Laugavegur, y dirigiéndote después hasta la escultura del Viajero del Sol (la imagen sobre estas líneas), para admirarla con el Monte Esja al fondo. Puedes pasar el resto de la mañana disfrutando a tu aire de otros lugares de la ciudad y comprando algún recuerdo con el dinero que te quede. 



Cuando llegue el momento, devolverás tu tienda a la empresa de alquiler, dejarás el coche en el aeropuerto y podrás comenzar tu camino de regreso a casa. Teniendo en cuenta la emocionante semana que has tenido, y lo poco que has gastado, esperamos que vuelvas a elegirnos la próxima vez que necesites planificar un viaje al mejor precio.